El papel que jugará la presidencia de Donald Trump en materia de salud está por verse, pero hay evidencias firmes que podría ser una amenaza seria para la salud global, no solo a la de su país. Cada presidencia deja su sello, el de Trump inicia con su campaña populista “Hacer a América Grande otra vez” que incluyó discursos donde eliminaría la “Afordable Care Act, ACA” –Ley de cuidado a la salud a bajo precio- impulsada por Obama y propondría al Congreso “A better way plan” sin delinear su equipo de transición en qué consistiría.

El pasado 18 de febrero investigadores de Universidades Americanas y del Reino Unido encabezados por Martin McKee, publicaron en la revista Lancet un tablero de 17 indicadores con sustento en los Objetivos para el Desarrollo Sostenible que se aplican en salud, y que fueron firmados ONU (http://bit.ly/1iKD85v), para que la comunidad sanitaria mundial pudiera estar juzgando el éxito o fracaso de la presidencia de Trump en salud.

En cobertura universal de salud, planean eliminar el ACA de Obama, que proporcionó seguros a más de 20 millones de americanos, quedando aún en el desamparo 10% de la población. La nominación de Tom Price como Secretario de Salud, amenaza con un sistema que favorecerá a los proveedores del servicio con deducibles más altos o el uso de un programa de vales de atención que provocará el aumento de población sin atención médica en la unión americana.

2016 fue el año más caliente registrado y el mundo podría estar alcanzado el punto de inflexión donde el derretimiento del hielo ártico y la liberación de las reservas de metano crearán un calentamiento global sin freno. Trump describió el cambio climático como un engaño, creado por los chinos para frenar la competitividad de la manufactura estadounidense. La nominación de Scott Pruitt como cabeza de la Agencia de Protección Ambiental, sugiere un fuerte retroceso de la política de respeto al medio ambiente impulsada por Obama. Baste decir que hoy es jefe de una agencia que fue demandada por él e integró una comisión de 27 estados para que se revocara el plan de energía limpia.

La política de salud basada en evidencias científicas sufrirá debido a que Trump ha dado muestras de una amplia falta de respeto por la ciencia, y un fuerte riesgo de interferencia ideológica en el trabajo científico. Su respaldo a las teorías de que las vacunas causan autismo; los cambios en la política que tendría la reforma que propone a la FDA (agencia de drogas y alimentos) para des-regular la incorporación de nuevos e innovadores productos médicos; la disminución del financiamiento a los Institutos Nacionales de Salud, reforzados por la nominación de Tom Price como Secretario, quien ha apoyado consistentemente los recortes a la investigación.

La paz se sitúa en primer lugar en la lista de requisitos previos para la salud. Como superpotencia, los estados Unidos desempeñan un papel clave en la seguridad global. Trump ha cuestionado el compromiso de ayudar a los aliados. Esto ha causado especial preocupación en los países bálticos y los países nórdicos, que perciben una creciente amenaza de Rusia, más aún con el acercamiento al presidente ruso de parte de Rex Tillerson, nominado Secretario de Estado de Trump. El acercamiento a Rusia para el tema Siria; el cambio propuesto de la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén; las ofensas a China y por supuesto a nuestro país, han creado un ambiente de tensión que puede detonar un conflicto bélico. La historia nos muestra que las guerras pueden ser fácilmente incitadas, y cuando lo hacen, las consecuencias para la salud pueden ser aterradoras.

Por último, comentaré que Trump ha señalado que ya no habrá ayuda de los Estados Unidos a países que “odian a los estadounidenses”. Esta posición plantea serias interrogantes sobre el futuro de la participación americana en las iniciativas de salud global dirigidas primordialmente a los países más pobre. La posible nominación de Newt Gingrich, quien propuso la abolición total de la USAID, agencia para el desarrollo internacional, es señal ominosa.

México y Guanajuato mientras tanto, estemos atentos al regreso de los migrantes con un sistema de salud fortalecido.