Con la llegada del Otoño inicia la temporada de infecciones respiratorias agudas, resfriados y gripe con el riesgo de contraer la Influenza. 

En Guanajuato en 2016 se informaron 1 millón 134 mil 619 casos de infecciones respiratorias agudas y 5 mil 751 casos de neumonías y bronconeumonías. Si bien no fue reportado ningún caso de Influenza en el país, se reconoce que puede llegar a ser grave. Por ello, México fue el segundo país –después de Estados Unidos- que tuvo disponible la vacuna  para proteger a la población en la temporada 2016-7 contra tres tipos de virus de la influenzaAH1N1 (California 2009), AH3N2 (Hong Kong 2014) y el virus tipo B (Brisbane 2008).

 

El mensaje clave que quiero transmitirles estimados lectores es simple: Algunas personas tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente debido a la influenza e incluso podrían perder la vida. La mejor manera de protegerse y proteger a sus seres queridos es Vacunarse contra la InfluenzaYa es otoño: no espere más tiempo, el sector salud a más tardar la ofrece entre octubre y diciembre y son gratuitas.

 

Los virus de la influenza infectan la nariz, la garganta y los pulmones y puede causar una amplia gama de complicaciones. Las infecciones de los senos paranasales y del oído son ejemplos de complicaciones moderadas de la influenza. La neumonía es una complicación grave que puede ser el resultado de una infección por el virus de la influenza o de una coinfección con virus de la influenza y bacterias. Otras complicaciones posibles graves que la influenza puede desencadenar son inflamaciones del corazón –miocarditis-, del cerebro –encefalitis- o de los músculos –miositis- e incluso, puede provocar fallas en múltiples órganos a la vez como los riñones y pulmones. En algunos pacientes, la infección por el virus de la influenza puede desencadenar una respuesta inflamatoria extrema en el cuerpo y puede causar septicemia, que es la respuesta potencialmente mortal del cuerpo ante una infección.

 

La vacunación contra la influenza puede ayudar a evitar que se contraiga la enfermedad. Al protegerse de la influenza también protege a las personas a su alrededor que son más vulnerables a enfermarse gravemente como son la población de 60 años y más –a mayor edad, mayor riesgo-; los niños menores de 5 años –a menor edad mayor riesgo-; las personas con asma, enfermedad cardiaca, enfermedad pulmonar –fumadores crónicos-; las personas con afecciones crónicas como la Diabetes mellitus, la Insuficiencia Renal, VIH-SIDA y el Cáncer; las personas que tienen sus sistemas de defensa bajos debido a enfermedad o a la ingesta de medicamentos –inmunosupresores-; las mujeres embarazadas y hasta dos semanas después del parto. Otro grupo de riesgo son aquellos residentes de asilos para ancianos. Acuda con su proveedor de servicios de salud y vacúnese ya.

 

Es importante tener en la memoria reciente las diferencias entre resfrío e influenza, ya que ambos padecimientos tienen síntomas similares pero son producidos por virus diferentes. En general, la influenza es pero que el resfriado común; y los síntomas son más comunes e intensos. Los resfríos son más leves que la influenza y tienen mayores probabilidades de tener secreción o congestión nasalLos resfríos, por lo general, no suelen provocar problemas graves de salud como la neumonía, infecciones bacterianas y hospitalizaciones.

 

Los síntomas de la influenza pueden incluir fiebre o sensación de tenerla con escalofríos, tos, dolor de garganta, goteo o secreción nasal, dolores musculares o corporales, dolores de cabeza y fatiga o cansancio importante. Si tiene estos síntomas, acuda a su médico y no se auto recete medicamentos antivirales por su cuenta.

 

El sentido común –que a veces no parecer serlo tanto- orienta a tener precauciones diarias como limitar el contacto con otras personas tanto como sea posible para evitar contagiarlas; cubrirse la nariz y boza con un pañuelo o el pliegue del codo al toser o estornudar; arrojar el pañuelo a a basura luego de utilizarlo; lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente; limpie y desinfecte las superficies y objetos que puedan estar contaminados con gérmenes. Quédese en su casa hasta que mejore, por lo menos 24 horas.

 

Hoy la Influenza es una enfermedad prevenible por vacunación –de los principales virus circulantes-. Ya conocemos los estragos que nos puede ocasionar. Cuídese y cuide a sus seres queridos, ahora es cuando hay que vacunarse.